Odontopediatría 2017-06-01T15:17:58+00:00

Odontopediatría

La odontopediatría u odontología infantil constituye la parte de la odontología que trata la boca del niño y sus enfermedades. Así como la pediatría ocupa una posición singular en relación con las especialidades médicas, la odontología pediátrica satisface un propósito muy especial con respecto de las areas odontológicas, en cuanto a que está orientada hacia la salud dental integral e ininterrumpida de un grupo muy especial, los niños.

Al igual que cualquier rama de la odontología, en realidad la práctica de la odontopediatría debe regirse por una filosofía sencilla, pero fundamental: tratar al paciente y no al diente. Debemos considerar los sentimientos del niño, ganar su confianza y cooperación, efectuar el tratamiento de manera amable, y no sólo preocuparse de proporcionar la atención requerida en ese momento, sino, promover la futura salud dental, mediante la estimulación de actitudes y conductas positivas sobre el tratamiento dental.

El Instituto Odontológico de Castellón consciente de que a los niños no les resulta agradable la visita al dentista, evita los tratamientos largos y complicados y está convencido del papel fundamental de la prevención. Por ello aconsejamos las revisiones periódicas, estableciendo un tratamiento preventivo individualizado para cada niño según el riesgo de patología.

Motivos de consulta más frecuentes en los niños.

Caries
Enfermedad infecciosa de origen microbiano, localizada en los tejidos duros dentarios, producida por la interacción de factores propios del huésped (anatomía dentaria, disposición de los dientes en la arcada, constitución del esmalte, tipo de saliva), dieta cariogénica (glucosa,
fructosa y sacarosa) y la placa dental (depósito adherido sobre la superficie dentaria de diversas comunidades de bacterias inmersas en una matriz extracelular de polisacáridos).
Es importante tener presente que la caries dental constituye el principal motivo de consulta al odontopediatra. Por este motivo es importante establecer unas estrategias preventivas importantes para interceptar cada uno de los factores implicados en el desarrollo de la caries, evitando que esta se desarrolle.

Traumatismos dentarios

Aunque hoy en día los traumatismos dentales son la segunda causa de atención odontopediátrica tras la caries, en un futuro muy cercano la incidencia de las lesiones traumáticas constituirá la principal demanda de atención. Los traumatismos dentales se caracterizan porque no se rigen por un solo mecanismo etiopatogénico, ni siguen un patrón predecible en cuanto a la intensidad o extensión. Igualmente dentro de un programa dinámico de la actividad deportiva y la agudización notable de la violencia urbana, el tratamiento de los traumatismos en la región orofacial constituye un asunto de enorme actualidad para el profesional de la odontología.

Gingivitis y periodontitis
La inflamación de las encías por malos hábitos de higiene oral, pueden ocasionar a largo plazo problemas más graves al afectar al hueso de soporte. Para controlar este trastorno se requieren profilaxis exhaustivas para eliminar la placa dental junto con la instauración de pautas de higiene oral individualizadas para que el niño adquiera buenos hábitos orales.

Trastornos eruptivos

Al hablar de patología eruptiva nos vamos a referir únicamente a aquellos problemas locales y sistémicos de diversa índole, que al repercutir sobre la fisiología de la erupción, pueden alterar la correcta cronología o secuencia de ésta. Entre los trastornos más frecuentes de una patología eruptiva consideramos: la erupción precoz y erupción tardía, asociados generalmente a una influencia genética de tipo hereditario, problemas locales (falta de espacio, erupciones ectópicas u anómalas, secuelas de traumatismo…) y problemas sistémicos (diversos síndromes y patologías como hipotiroidismo o hipovitaminosis).

Mantenimiento del espacio

Se hace referencia a la importancia de la conservación del arco dentario en la dentición temporal, para permitir de esta forma una correcta erupción de la dentición permanente. Es por ello que la pérdida prematura de dientes temporales debe requerir siempre una atención especial y tratarse mediante la colocación de mantenedores de espacio.

Alteraciones en el desarrollo dentario
El desarrollo de la dentición incluye una serie de fenómenos genéticos controlados. La morfología, estructura y composición de los dientes están determinadas por una sucesión de fenómenos moleculares regulados. Entre los principales trastornos destacamos alteraciones en el número de los dientes (exceso o defecto), alteraciones morfológicas (aumento o disminución de tamaño, dientes fusionados,…) alteraciones estructurales (del esmalte y la dentina).